Cuánto cuesta una tonelada de contaminación?

Publicado en Polución

ecolobbe.org blog 11

Contaminar y contribuir al cambio climático resulta cada día más barato. El motivo radica en el sistema de cuotas de emisión impuesto por la Unión Europea para las grandes industrias, como térmicas, siderurgia, refinerías o cementeras. Este fija para cada firma una cantidad tope de gases que puede emitir cada año.

 

Si se pasa, debe adquirir cuota sobrante a un tercero que no la haya agotado y pagarla o a bancos o particulares que negocian con ella en un sistema igual al de la bolsa de valores.

El precio de cada tonelada de CO2 rondó los 20 euros en 2007, bajó a los 15,3 en 2008 y cerró 2011 y 2012 a 6,7 y 6,5 euros, respectivamente, según el portal especializado SendeCO2, sociedad dedicada a la gestión de estos derechos de emisión. El precio medio del último mes es de 3,8 euros.

Hasta este año cada empresa inscrita en este registro recibía su cuota de manera gratuita y acudía a terceros para vender o comprar. Pero la crisis ha derribado este sistema, con el que la UE pretendía, al amparo del Protocolo de Kioto, incentivar una producción energética más limpia a cambio de reducir costes. A mayor polución, más castigo.

La recesión económica, sin embargo, ha roto este esquema, pues ha provocado que exista escasa demanda de derechos de emisión debido a la caída de la producción industrial y la abundancia de oferta: pocas cubren su tope y muchas tienen excedente para vender.

Este año se introdujo una novedad ante la caída de precios. En lugar de asignar gratuitamente las cuotas a cada empresa, la UE puso en marcha un sistema de subasta para que le costasen dinero y así generar unos ingresos extra al Estado, pero el precio volvió a quedar lejos de los 20 euros que las instancias comunitarias consideran mínimo para que resulte más rentable una actividad sustentable que contaminar. De hecho, el Ejecutivo podría recaudar 450 millones de euros y no los 1.000 que preveía en un principio.

A esto se añade el hecho de que el carbón de importación -único que se quema en Galicia- resulta mucho más barato que el nacional, que se pudo mantener en minas de Castilla y Asturias tras un polémico decreto del Ejecutivo de Zapatero. "Es barato alterar el clima", zanja el biólogo Xosé Veiras.